15 Razones por las que no volverás a usar una bolsa de plástico nunca más

08/09/2018

¡Lleva tu bolsa de tela al supermercado! El planeta te lo va a agradecer

Aunque mucha gente aún piensa que las bolsas de plástico son prácticas e inofensivas, lo cierto es que son absolutamente dañinas para el planeta. Por este motivo es que en muchos países del mundo comenzó a prohibirse su distribución en supermercados, pero aún falta: en muchas tiendan siguen entregándolas.

Te presentamos 15 razones que harán que no quieras volver a usar una bolsa de plástico nunca más:

  1. Cinco trillones de bolsas: Esta es la cantidad que será consumida alrededor del mundo SOLAMENTE este año. Es tanta que una tras otra le podrían dar la vuelta al mundo siete veces.
  2. Menos del 1% de esos trillones de bolsas son recicladas: La gente las desecha y listo, sin pensar por un segundo en dónde van a parar y en los irreparables daños que esto va a causarle al ecosistema.
  3. Están hechas de polietileno: Este material no debe ir junto a los demás productos reciclables. Es un plástico blando que, a diferencia del rígido que se usa en las botellas y otros productos, es muy ligero y puede enredarse en las maquinarias de las plantas de reciclaje. Las bolsas deben ir en otros contenedores dirigidos a los centros verdes o plantas con personal que se dedique a recibirlas y separarlas manualmente. Aunque se pueden reciclar, el proceso no solo es más complicado, sino que la gente debe educarse en cómo, dónde, y por qué hacerlo.
  4. Tardan más de 1000 años en desaparecer del planeta: El polietileno tarda siglos en desintegrarse, y lo peor es que a medida que pasa el tiempo se va separando en diminutas y peligrosas partículas que están destruyendo silenciosamente al medio ambiente.
  5. Contaminan los océanos: Forman parte de ese triste 80% de basura plástica que está cubriendo las aguas. De ahí la afirmación basada en estudios de que "en el 2050 habrá más plástico, que peces en el mar".
  6. Matan a miles de animales marinos: Inocentes tortugas, ballenas, peces, pajaritos y otros animales mueren ahogados por consumir pedazos de bolsas por error o al confundirlos con comida. Cuando no mueren en el momento, pueden sufrir envenenamientos u obstrucciones intestinales que los irá afectando a largo plazo. Además, si comes pescado, es importante que sepas que puede venir con un poco de plástico TÓXICO adentro.
  7. Perjudican la flora: Si no van directo al mar, las bolsas suelen quedar enredadas entre flores y raíces de plantas, no solo haciendo ver feo nuestros alrededores, sino perjudicando la flora.
  8. Tapan tuberías y desagües generando inundaciones: Es común que queden atrapadas en tuberías y desagües. Esto le da la bienvenida a la acumulación de gérmenes y bacterias causantes de graves enfermedades, y da pie a inundaciones y colapsos en calles y residencias.
  9. Los animales terrestres también sufren: Mientras buscan comida, vacas, cabras y otros animales de granja pueden consumir pedazos de bolsas de plástico, acto que los lleva a enfermarse y termina con su vida
  10. Emiten gases tóxicos: Si alguna vez has sentido olor a plástico nuevo, esto no es algo bueno sino todo lo contrario: es olor a tóxico y debes mantenerte lejos de él. Este "olor" es culpa del ftalato, un compuesto químico que, en el caso de las bolsas, incrementa su flexibilidad, pero como no queda completamente impregnado al producto se evapora fácilmente en el aire.
  11. Se producen con petróleo: Para la producción de las bolsas de plástico se utilizan miles de toneladas de petróleo. Y un dato curioso: se espera que las actuales reservas de este recurso no renovable duren solo 53 años más, y a esto es importante sumarle los impactos ambientales de su extracción.
  12. Y otros materiales tóxicos: No es secreto que para la creación de cualquier tipo de plástico se usa un cóctel de químicos tóxicos. Esto quiere decir que una bolsa contamina mientras se elabora, cuando la usamos y al desecharla, triple daño.
  13. Contaminan el aire: Si son incineradas contribuyen a una fuerte contaminación en el aire.
  14. Su tiempo de uso es muy corto: Se estima que una persona usa una bolsa de plástico por un promedio de solo 12 minutos, y luego se deshace de ella. Destruir al mundo solo por unos pocos minutos de uso no se ve como algo que valga demasiado la pena.
  15. Las bolsas de tela son la solución: Ayudar al planeta es simple: no salgas sin tu bolsa reusable si vas al supermercado y di "no, gracias" cuando te ofrezcan una de plástico.

En cuanto a las bolsas de papel, aunque son mucho menos dañinas, se requiere gran parte de los recursos naturales para su elaboración, así que si bien son una opción, no la conviertas en tu primera. Usa bolsas reciclables de tela.

Información adicional